La alegría por el deber cumplido

12/06/12

La función de nuestra Obra Social apunta a que los afiliados y sus grupos familiares tengan la atención y el servicio que merecen. Allí está dirigido el esfuerzo que ponemos día a día. Y cuando el círculo de las historias que nos rodean se cierra de la mejor manera, sentimos una satisfacción especial: el de la tarea cumplida, que nos empuja a seguir creciendo bajo los parámetros históricos que han guiado a Futbolistas Argentinos Agremiados desde su fundación.
Oscar “Junior” Benítez (mediocampista que recientemente debutó en la Primera de Lanús) y su esposa Noelia superaron un duro trance que la vida les puso por delante. En la siempre difícil misión de ser padres en plena juventud, la llegada de Mailén –hoy tiene dos años y tres meses- estuvo complicada por un problema en la aorta que puso en riesgo la vida de la nena. En una visita a nuestra sede, con Mailén mostrando su vitalidad en cada rincón, Noelia explicó lo sucedido…
“A Mailén la operaron ni bien nació, le dieron el alta, pero después surgieron complicaciones y estuvo tres meses con respirador. Fueron momentos muy difíciles para nosotros, hasta que Pepe Monje nos acercó a Agremiados y a partir de entonces las cosas cambiaron. Sergio Marchi, Pandolfi, Ana María… a todos les estaremos eternamente agradecidos, porque activaron los trámites y nos dieron las soluciones y el apoyo que necesitábamos. El tema de la aorta había recrudecido y eso generaba un problema pulmonar. Entonces, primero le hicieron una traqueotomía en el Instituto Cardiovascular Infantil, y con cinco meses de vida volvieron a operarla. Yo me pasé ocho meses internada junto a ella, hasta que empezó a evolucionar y recién cuando ya casi tenía un año le dieron el alta. Contarlo así es simple, pero fue muy brava la situación… nos hizo crecer de golpe. Yo escribí una carta para agradecerle a la gente del gremio lo que hizo. No hay palabras. Sin ellos no hubiésemos podido hacer lo que hicimos, y además de la atención lo que valoro es la preocupación y el afecto que mostraron llamándonos permanentemente para saber cómo estaba la nena o si hacía falta algo. Por todo eso, el trato ya es casi familiar”.
Ignacio Barcia y su esposa, Micaela, también nos contaron los difíciles momentos que pasaron antes y después del nacimiento del pequeño Theo, que se produjo en abril. "Desde el cuarto mes de embarazo, una ecografía detectó que el bebé tenía un problema en la pared abdominal y que había que operarlo cuando naciera para acomodar sus intestinos, por decirlo gráficamente", dice Micaela. Ignacio (22 años, defensor de Independiente, desde los 8 en el club de Avellaneda), también interviene en el relato: "Por suerte salió todo bien e incluso nos dijeron que ha sido algo casi milagroso, porque los médicos creían que el proceso iba a ser más largo y hasta pensaban en una segunda intervención. Theo estuvo poco más de un mes internado y el alta se demoró debido a un virus que apareció, aunque eso estaba dentro de las posibilidades. Ahora los controles son los habituales".
En medio de la incertidumbre que produjo la situación, Micaela rescata el respaldo que encontraron en Agremiados, lo cual nos llena de orgullo: "En la Obra Social nos dieron las respuestas que buscábamos, tanto de parte de la doctora Karina Da Cámara como de Ana María Spirito. Nos derivaron a la Fundación Hospitalaria, en Saavedra, un lugar excelente donde también la atención fue inmejorable". Ignacio, en tanto, amplió su agradecimiento "a Carlos Pandolfi, que nos recibió cuando vinimos a la sede del gremio, porque la Obra Social nos sigue ayudando hasta con los traslados que tenemos para hacerle los controles a mi hijo. Estamos plenamente conformes. Uno muchas veces escucha los inconvenientes que tienen otras personas y acá realmente todo ha sido perfecto, con un trato muy humano".