Un ida y vuelta con todo afecto...

22/06/12


La meta prioritaria de la Obra Social de Futbolistas Argentinos Agremiados es encontrar las respuestas que busca el afiliado ante distintas circunstancias. Si lo conseguimos, ése es nuestro premio, pero a menudo también recibimos algunos "mimos" adicionales. Como el que nos regaló Lautaro Baeza, mediocampista de 22 años formado en Vélez y actualmente a préstamo en Platense, quien a través de una carta llena de afecto expresó su agradecimiento por la atención que se le brindó en un momento difícil que el propio Lautaro cuenta...
"El 7 de marzo me fracturé el segundo, tercero y cuarto metatarsiano en un accidente doméstico, pero además la fractura del cuarto fue con desplazamiento. Soy nuevo en el fútbol profesional y no sabía bien cómo manejarme en una situación de ese tipo. Lo concreto es que los médicos que me atendieron en primera instancia me dijeron que había que operar lo antes posible, para evitar inconvenientes futuros. Pensé que con este asunto iba a tener que usar los ahorros que había juntado para comprarme un auto, pero no fue así, porque cuando vine a la Obra Social del gremio me dieron el asesoramiento que precisaba y un respaldo enorme, por eso quise agradecerlo. La operación se hizo el 11 de marzo y ahora, tres meses después, ya estoy practicando normalmente". Pero hay otra faceta de Lautaro que también lo relaciona con Agremiados: "Con el sistema de becas de la Fundación El Futbolista, en 2012 empecé a estudiar Administración de Empresas. Antes había arrancado con Periodismo Deportivo, pero no me entusiasmó, así que busqué otro rumbo. Son tres años la tecnicatura y cuatro la licenciatura. Y aunque habrá que hacer sacrificio para combinar el estudio con los entrenamientos, espero terminar la carrera".
También Pablo Mannara y su esposa tuvieron conceptos similares por la misma vía (una carta) luego de otro accidente doméstico, en este caso sufrido por el hijo de ambos. Los Mannara le agradecen de manera particular a Ana María Spirito “por darnos siempre soluciones prácticas y sobre todo por la paciencia y el cariño”, y hacen extensivo su cálido mensaje hacia el gremio en general, “por la atención que nos brindan y por los lugares y los profesionales con los que contamos en nuestra Obra Social”.
En realidad, como parte de este ida y vuelta que tiene parecidos sentimientos, nosotros también les decimos gracias a Lautaro Baeza y a la familia Mannara por estas cartas tan cordiales que decidieron enviarnos y que nos dibujaron una sonrisa.