La felicidad de poder ayudar

25/09/12

La vida nos entrega momentos felices, pero también nos pone a prueba muchas veces. Y en situaciones límite, lo aconsejable es sacar pecho ante la adversidad y tratar de encontrar soluciones. Eso fue lo que hicieron Fernando Fontana (por entonces futbolista de Chacarita) y su esposa -Gabriela Aldana Zanotta- para luchar contra el problema de hipoacusia con el que había nacido el hijo de ambos, Máximo, quien hoy tiene 5 años. Y eso también fue lo que tratamos de hacer desde la Obra Social de Agremiados, para acompañarlos, para darles no solamente el apoyo económico que hacía falta, sino también la contención que necesitaban. Gabriela, en una reciente visita a nuestra sede, contó los pasos que se dieron para que ahora Maxi desarrolle su vida con normalidad, luego del implante bilateral coclear al que fue sometido.
"Máximo nació hipoacúsico, por eso a los ocho meses ya tuvimos que realizarle estudios. En principio usó un audífono, hasta el año y medio, pero el problema se fue agravando. Era necesario un implante coclear, una operación a través de la cual, para explicarlo a grandes trazos, se colocan electrodos que van dentro de la cóclea y eso, con un dispositivo exterior, permite la audición. Se trataba de algo muy caro, nosotros no podíamos afrontar esos costos, y fue la Obra Social la que nos respondió en todo sentido. En definitiva, a Maxi lo operaron el 26 de abril de 2011 en el Hospital Italiano y hoy escucha perfectamente. Lo operó el doctor Federico Di Lella, y los controles del implante, cada seis meses, los hace la doctora Graciela Brik. A ellos quería nombrarlos, y lo mismo a Carlos Pandolfi, a la auditoría médica y en particular a Ana María Spirito, que además de encargarse de todos los detalles, fue al Hospital y nos llamó siempre para ver cómo iban las cosas. Obviamente, estamos eternamente agradecidos. Vinimos a la Obra Social en un momento de angustia y de incertidumbre, y recibimos apoyo y sobre todo afecto. Hoy nuestro hijo hace una vida normal y sólo necesita tiempo para asimilar todos los detalles del lenguaje".